Todo lo que debes saber sobre el ave pequen

El pequén (Athene cunicularia), también conocido como lechucita de madriguera o mochuelo de madriguera, es una joya alada que se esconde en los rincones más inesperados. A pesar de su diminuto tamaño, este búho nocturno tiene una historia fascinante que contar.

En este artículo, exploraremos todo lo que debes saber sobre el pequén: desde sus características únicas hasta su hábitat, alimentación, reproducción y las amenazas que enfrenta. Además, te presentaremos imágenes y videos para que puedas apreciar su belleza y su comportamiento en acción.

¿Estás listo para sumergirte en el mundo de esta pequeña maravilla emplumada? ¡Sigue leyendo y descubre por qué el pequén es una de las aves más interesantes del planeta! 

Índice
  1. ¿Qué es el pequen en Chile?
  2. ¿Dónde vive el ave pequen?
  3. ¿Qué come el ave pequen?
  4. ¿Cómo se reproduce el ave pequen?
  5. ¿Qué amenazas tiene el ave pequen?
  6. Temas relacionados con el pequen

¿Qué es el pequen en Chile?

El pequen (Athene cunicularia) es una especie de ave rapaz nocturna que pertenece a la familia de los búhos y las lechuzas (Strigidae). Es la ave rapaz más pequeña de América, con una longitud de entre 19 y 28 cm y un peso de unos 150 g. Tiene una cabeza redonda con dos grandes ojos amarillos y unas plumas alrededor que forman una especie de cejas blancas. Su plumaje es de color marrón con manchas blancas y negras, más claras en el pecho y el abdomen. Su cola es corta y barrada, y sus patas son largas y desnudas. La especie recibe el nombre de pequen ave y es admirada por su singular apariencia y comportamiento.

El término "pequen" tiene un nombre que proviene del mapuche, una lengua indígena de Chile y Argentina. En mapuche, pequeñ significa lechuza. Sin embargo, el ave pequen tiene otros nombres comunes según el país donde se encuentre. Por ejemplo, en Argentina se le llama lechucita viscachera o lechucita de hoyo, en Bolivia se le dice chiñi, en Paraguay se le conoce como urukure’a, en Brasil se le denomina buraqueira o coruja-de-campo, y en Cuba se le llama guacamaya. También se le ha dado el nombre científico de Athene, en honor a la diosa griega de la sabiduría, que tenía un búho como símbolo. Este pequeño ave rapaz es conocido por su adaptabilidad y su presencia en diversas culturas.

¿Dónde vive el ave pequen?

Aquí están los rincones donde el pequén se siente como en casa:

  1. Zonas Abiertas y Secas: El pequén prefiere las vastas extensiones sin exceso de vegetación. Desiertos, estepas, pampas y pastizales son sus dominios favoritos. Allí, entre la aridez y el sol, busca refugio y caza en madrigueras.
  2. Costas Arenosas: No es raro encontrar al pequén explorando las dunas y los arenales cercanos a la costa. Su plumaje se mimetiza con la arena, y sus ojos vigilantes escrutan el horizonte.
  3. Laderas y Quebradas: En las colinas y cañones, donde los arbustos bajos y dispersos crean un laberinto natural, el pequén se siente como en casa. Allí, entre las rocas y la vegetación, lleva a cabo su vida nocturna.
  4. Precordillera: Este pequeño búho no teme las alturas. En la precordillera, puede ascender hasta los 4000 metros sobre el nivel del mar. Allí, desafía los vientos y las altitudes para encontrar su rincón perfecto.
  5. Áreas Urbanas: Sorprendentemente adaptable, el pequén ha colonizado incluso los espacios humanos. Parques, jardines, cementerios y aeropuertos también han sido testigos de su presencia discreta.

Así que, la próxima vez que mires al cielo o al suelo, mantén los ojos abiertos. Podrías encontrarte con el pequeño y curioso pequén, explorando su vasto territorio con la elegancia de un verdadero trotamundos alado.

¿Qué come el ave pequen?

El ave pequen es un depredador generalista que se alimenta de una gran variedad de presas, según la disponibilidad y la oportunidad. Su dieta se basa principalmente en roedores pequeños, como ratones, ratas, conejos y vizcachas, e insectos, como escarabajos, grillos, langostas y hormigas. También puede consumir aves pequeñas, como gorriones, tórtolas y colibríes, y otros animales, como reptiles, anfibios, arañas, crustáceos y gusanos.

El ave pequen caza tanto de día como de noche, aprovechando su excelente visión y oído. Suele permanecer posado en algún lugar elevado, como un montículo de tierra, un poste o una roca, desde donde observa el movimiento de sus potenciales presas. Cuando las detecta, se lanza en picado y las atrapa con sus garras. Luego, las lleva a su madriguera o a otro sitio seguro para comerlas. A veces, almacena parte de su comida para consumirla más tarde o compartirla con su pareja o sus crías.

¿Cómo se reproduce el ave pequen?

El ave pequen es un ave monógama que forma parejas estables que se mantienen unidas durante toda la vida. La época de reproducción varía según la región, pero suele coincidir con la primavera y el verano. El ave pequen no construye su propio nido, sino que utiliza las madrigueras de otros animales, como roedores, zorros o armadillos, o las cavidades naturales que encuentra en el suelo, las rocas o los árboles. La entrada de la madriguera suele estar adornada con excrementos, plumas, huesos y otros restos de sus presas, que sirven para marcar su territorio y atraer a su pareja.

La hembra pone entre 4 y 12 huevos blancos, redondeados y opacos, que mide unos 34 x 28 mm. Los huevos son incubados por ambos padres durante unos 28 días, mientras se turnan para salir a cazar y alimentarse. Los polluelos nacen cubiertos de un plumón blanco y son alimentados por sus padres con trozos de carne regurgitada. A las tres semanas, empiezan a salir de la madriguera y a explorar los alrededores, y a las seis semanas, ya pueden volar y cazar por sí mismos. Los jóvenes se independizan a los tres meses, pero pueden permanecer cerca de sus padres hasta formar su propia pareja.

¿Qué amenazas tiene el ave pequen?

El ave pequen es una especie que se encuentra en un estado de conservación favorable, según la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que la clasifica como de menor preocupación. Sin embargo, esto no significa que el ave pequen no tenga amenazas que pongan en riesgo su supervivencia. Algunas de las principales amenazas que enfrenta el ave pequen son:

  • La destrucción y fragmentación de su hábitat por la expansión de la agricultura, la ganadería, la minería, la urbanización y la construcción de carreteras.
  • La competencia y depredación por parte de especies invasoras, como perros, gatos, zorros, hurones y visones, que atacan sus madrigueras, sus huevos y sus crías.
  • La caza ilegal y el tráfico de fauna, motivados por el interés de algunas personas de tener al ave pequen como mascota o de usar sus plumas y sus garras como adornos o amuletos.
  • La contaminación ambiental, que afecta la calidad de su hábitat y de sus fuentes de alimento, y que puede provocarle enfermedades o intoxicaciones.
  • Los atropellos y colisiones con vehículos, cables, postes y ventanas, que pueden causarle heridas o la muerte.

Para proteger al ave pequen, es necesario tomar medidas como:

  • Conservar y restaurar su hábitat, evitando la deforestación, la desertificación, el sobrepastoreo y la erosión del suelo, y promoviendo la reforestación, la revegetación y la creación de áreas protegidas.
  • Controlar y erradicar las especies invasoras, mediante el uso de trampas, cebos, vallas y programas de esterilización, educación y adopción responsable de mascotas.
  • Prohibir y sancionar la caza y el tráfico de fauna, mediante la aplicación de leyes, la sensibilización de la población, la capacitación de las autoridades y la colaboración con las comunidades locales.
  • Reducir la contaminación ambiental, mediante el uso de energías renovables, el reciclaje, el tratamiento de residuos y el consumo responsable.
  • Prevenir y mitigar los atropellos y colisiones, mediante el uso de señales de tráfico, pasos de fauna, reflectores, redes y cortinas protectoras.

Además de estas medidas, es importante fomentar la investigación y el monitoreo del ave pequen, para conocer mejor su biología, su ecología, su distribución y su estado de conservación, y así poder diseñar planes de manejo y recuperación adecuados. También es fundamental educar y concienciar a la sociedad sobre la importancia y el valor del ave pequen, para generar una cultura de respeto y aprecio hacia esta especie y su hábitat.

Temas relacionados con el pequen

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Para ofrecer las mejores experiencias, utilizamos tecnologías como las cookies para almacenar y/o acceder a la información del dispositivo. Más Información